Blog de creatupropiovino.com

Regalo original, qu√© regalar en un cumplea√Īos

image

Cuando se trata de hacer un regalo de cumpleaños, casi siempre surge el mismo problema, ¿qué regalar para cumpleaños? Resulta complicado elegir un regalo que no caiga en los clásicos tópicos como la ropa o los perfumes. Si quieres comprar un regalo original con el que sorprender a tus amigos, el mejor regalo que puedes hacer es regalar vinos personalizados. Cuando se trata de un regalo personalizado te aseguras de que sea un regalo de lo más personal, es decir, no va a encontrar en el mercado uno idéntico al mismo ya que básicamente el regalo está basado en las decisiones de la persona que lo ha comprado.

 

Cuando se trata de un vino personalizado, son muchas las opciones que tienes para elegir. Para empezar, puedes elegir el tipo de vino del que se trate. De esta forma, si a la persona le gusta más tinto o blanco, no habría ningún tipo de problema para que la elección sea la más acertada. Además del vino, puedes personalizar también la cápsula en donde venga, el tipo de botella y también las etiquetas. Aprovecha para poner una nota divertida en la etiqueta o adjuntar una foto, desde luego, cualquier elemento que decidas colocar en estas etiquetas será completamente único y personalizado.

 

¿Y si no le gusta el vino?

 

Una de las ventajas con las que cuentas a la hora de regalar un vino personalizado es que siempre vas a acertar con el regalo. Seguramente pienses que si a la persona que se lo regalas no le gusta el vino, poco tendrás que hacer. Esto no es así. Debido a todas las opciones con las que cuentas a la hora de personalizar el vino, lo vas a convertir en una pieza única de colección. Dicho de otro modo, el diseño del vino puede ser tan atractivo o evocar diferentes recuerdos a la persona, que es más que probable que lo quiera guardar como una pieza de decoración a bebérselo como un vino sin más. Es un hecho que no siempre se puede tener un producto de estos personalizados, por lo que el valor sentimental del mismo le confiere una mayor importancia.

 

Un regalo que se disfruta si se comparte

 

Por otro lado, ¿qué mejor escusa que un vino personalizado para celebrar una buena cena? Estos vinos personalizados son el aliciente perfecto para justificar cualquier tipo de celebración. Un cumpleaños no es una celebración cualquiera y se puede aprovechar el carácter de este para recordarlo con una etiqueta conmemorativa o con cualquier otro aspecto que se desee.

 

Por otro lado, es un regalo que se puede compartir con los amigos y disfrutar todos del mismo. Puedes pensar en regalar dos botellas, una para la anteriormente mencionada decoración y otra para celebrar el cumpleaños en sí. En definitiva, independientemente de las opciones que elijas, un vino personalizado es algo que muy pocos se esperan y que hace especialmente ilusión. Si tienes alguna frase que compartir, un momento especial o cualquier otra cosa que hayas compartido con esa persona, se lo puedes decir a través de un vino personalizado.

Comentarios: